googlef408b263b8b412e5.html

                                   

                                    ASOCIACIÓN  ZEN SOTO  LEÓN

                                C/  Suero de Quiñones nº 17- Entreplanta.                                                                                           HORARIOS: Lunes y miércoles de 19:00 a 20:00 

Se ruega confirmación de asistencia. Si es la primera vez que quieres acudir puedes contactarnos para concertar una INICIACIÓN a la meditación Zen  TEL: 691153014




                             ¿QUÉ ES EL ZEN?

El Zen es una escuela del Budismo Mahayana. La palabra "zen" es la pronunciación en japonés de la palabra china "chan", que a su vez deriva de la palabra sánscrita dhyana, que significa "meditación".                        

¿LA MEDITACIÓN ZEN ES FÁCIL DE PRACTICAR?

El secreto del zen consiste en sentarse simplemente, sin finalidad alguna, ni espíritu de provecho, en una posición de gran concentración.

Esta forma desinteresada de sentarse se llama "za-zen"; " za" significa sentarse y "zen" meditación, concentración. La enseñanza de la posición, que es la transmisión de la esencia del zen, tiene lugar en un "dojo".

La práctica de "za-zen" es de gran eficacia para la salud del cuerpo y del espíritu, que se encaminan a su condición normal. El zen no puede enmarcarse bajo ningún concepto, ha de ser practicado: es, esencialmente, una experiencia. No se subestima la inteligencia, sólo se busca una dimensión más alta de la conciencia,  no ceñida a una visión unilateral de los seres y de las cosas. 

El sujeto está en el objeto, y el sujeto contiene al objeto. Se trata de sobrepasar con la práctica todas las contradicciones, todas las formas de pensamiento... 

"za-zen" significa practicar lo que no puede ser explicado. 

SENTARSE EN SILENCIO

El verdadero Zen se practica sin motivación, sin finalidad, sin ni siquiera buscar el despertar (Satori): la esencia del zen es "za-zen".

El canto de sutras, las ceremonias en los templos son muy hermosos, pero ahí no está la esencia. No hay necesidad de ir al Japón para encontrar la auténtica esencia del zen. El verdadero Zen está aquí y ahora, en nuestro cuerpo y espíritu.

Si la posición y la respiración son correctas, el espíritu encontrará su condición normal (...) 

(...) No hay nada que obtener, nada que esperar, no hay que buscar la verdad, no hay que huir de la ilusión.

Únicamente estar presentes, aquí y ahora, en nuestro cuerpo y espíritu.

Aparece entonces la conciencia profunda y pura, universal e ilimitada (...)

"Nuestra conciencia durante za-zen se vuelve como un espejo".



LA POSICIÓN

Sentado en el centro del "zafu" (cojín redondo), las piernas cruzadas en loto o semiloto, las rodillas apoyadas firmemente en el suelo. La pelvis basculada hacia adelante, la columna vertebral arqueada al nivel de la 5ª vértebra lumbar, la espalda derecha, los hombros relajados. 

Se balancea el cuerpo de derecha a izquierda, siete u ocho veces, manteniendo la espalda derecha y las rodillas apoyadas en el suelo, hasta encontrar la vertical de equilibrio.

Se saluda (gassho), es decir, se juntan las manos palma con palma, con los brazos y antebrazos horizontales. No queda más que poner la mano izquierda sobre la derecha con las palmas mirando al cielo y contra el abdomen. Los pulgares horizontales, en contacto por una ligera tensión, no forman ni valle ni montaña. El mentón está entrado. La vista colocada a un metro hacia adelante, no mira nada, intuitivamente se "ve" todo. La punta de la lengua roza el velo del paladar.

© 2018 Álvaro Palacios. P° de la Castellana 79, Madrid, 28046
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis!